Solicite su clave de usuario

Estamos reforzando la seguridad

Como parte de nuestro proceso de mejora, necesitamos pedirle que nos solicite una nueva clave.

La asignación es muy rápida, contacte ahora y en pocos minutos tendrá su nueva clave de acceso.

Rogamos disculpe las molestias

Más de 1.700 títulos en Blu-ray

La primera noticia sobre el BD -lo llamaban el Disco Azul- la public√°bamos en nuestro n√ļmero 94, correspondiente al mes de septiembre de 2002. En ella dec√≠amos que nueve fabricantes de electr√≥nica de consumo (Philips, Samsung, LG Electronics, Thomson, Sony, Matsushita, Hitachi, Pioneer y Sharp) sumaban sus esfuerzos para fabricar una m√°quina que podr√≠a ser una realidad en 2005.

En nuestro pa√≠s, esa realidad se produjo un a√Īo despu√©s. El 28 de junio de 2006, Sony DADC -empresa fabricante- y Sony Pictures Home Entertainment (distribuidora), hac√≠an la primera presentaci√≥n oficial del nuevo formato en Madrid. Y en el acto se daban a conocer las primeras pel√≠culas en este soporte que saldr√≠an a finales de ese a√Īo: "Ultraviolet", "Black Hawk derribado", "El Patriota", "El C√≥digo Da Vinci" y "Stealth". Todas ellas de Sony. Buena Vista, por su parte, que hab√≠a decidido aliarse con Sony en esta nueva fase de nuestro mercado, anunciaba sus dos primeros t√≠tulos en dicho acto: "Kill Bill" y "Ladder 49".

Sony Computer anunciaba, además que el 14 de noviembre se pondrían en el mercado 100.000 consolas PlayStation 3, capaces de reproducir el BD y, que si se cumplían sus previsiones, habría en los hogares 200.000 al acabar la Navidad de 2006. Sony no se equivocó, e incluso superó las expectativas. Sin embargo, el reproductor BD, que se ponía por primera vez a la venta en esas fechas, apenas se vendió: la mayor parte se quedó en las tiendas o se devolvió a los almacenes de los fabricantes.

En el transcurso de los siguientes meses se produjo una lucha a muerte entre el BD y un aparato similar fabricado por Toshiba con el nombre de HD DVD, que esta marca presentaba en Madrid el 12 de septiembre de 2006. Un buen n√ļmero de las compa√Ī√≠as distribuidoras, a excepci√≥n l√≥gicamente de Sony, apoyaban el modelo de Toshiba y anunciaban que sacar√≠an pel√≠culas en √©l (antes, hab√≠an anunciado que har√≠an lo mismo en BD). La victoria se decantar√≠a, finalmente, por el formato de Sony, que era apoyado por el 88% de los fabricantes de electr√≥nica de consumo, adem√°s de por el 90% de los estudios de Hollywood y el 99% de las compa√Ī√≠as espa√Īolas.

Con las cosas tan f√°ciles, en diciembre de ese mismo a√Īo, una plataforma denominada Club Blu-ray Disc dio a conocer sus plazos de introducci√≥n en el mercado espa√Īol. Esa plataforma la formaban, entre otros, las distribuidoras Sony, Buena Vista, 20th Century Fox, Paramount y Warner; y los fabricantes Sony, Panasonic y Pioneer. Entre las primeras, todas anunciaron importantes lanzamientos de su producto cinematogr√°fico en este nuevo formato. El Blu-ray ten√≠a evidentes ventajas sobre el DVD: era un disco √≥ptico de 12 cent√≠metros de di√°metro (igual que el ced√© y el deuved√©), que conten√≠a v√≠deo y audio de alta definici√≥n y pod√≠a almacenar datos de alta densidad.

Blu-ray era sin√≥nimo de mayor calidad (de imagen y sonido, pues alcanzaba el 7.1); dispon√≠a de mayor capacidad (de 25 a 50 GB, es decir 6 horas de v√≠deo en alta definici√≥n m√°s su correspondiente audio; y con posibilidades de alcanzar hasta 200GB); mayor interactividad (en cuanto a los men√ļs, subt√≠tulos, etc.) y mayor seguridad porque, entre otras cosas, incorporaba tres nuevos sistemas antipirater√≠a (el AACS, el BD+ y el Rom Mark). Adem√°s, los aparatos reproductores eran totalmente compatibles con los sistemas deuved√© y ced√© de entonces.

Las compa√Ī√≠as que apoyaban el BD manifestaron un gran entusiasmo y cre√≠an que el cambio de formato (BD por DVD) iba a ocurrir de la noche a la ma√Īana. Pero no fue as√≠, entre otras cosas, porque el consumidor acaba de pasarse del VHS al DVD y no estaba dispuesto a gastarse m√°s dinero en sustituir tan pronto su m√°quina o su disco. Quiz√° por eso, las compa√Ī√≠as de "hardware" y "software" decidieron cambiar de marcha y darle todo el apoyo posible al DVD, que -no lo olvidemos- estaba implant√°ndose por entonces.

Actualmente, la mayor√≠a de las compa√Ī√≠as estrenan ya sus pel√≠culas tanto en formato BD como en DVD, lo cual supone un importante encarecimiento del producto (como ocurri√≥ en su d√≠a cuando se lanzaban simult√°neamente los t√≠tulos en VHS y DVD, mientras se efectuaba la transici√≥n entre un formato y otro). No obstante, cada vez son m√°s los hogares que est√°n adquiriendo reproductores BD, unas veces en sustituci√≥n de su viejo aparato DVD y otras por el simple gusto de cambiarlo debido al bajo costo de los reproductores.

También está influyendo en este despegue del BD, el crecimiento del apoyo publicitario y, quizá por ello, una mayor implantación de aparatos en los puntos de venta de las grande superficies. Pero, sin duda, la causa más evidente de este cambio de mentalidad del consumidor, venga marcado por una importante oferta de títulos de todo tipo y, sobre todo, por la disponibilidad en BD de casi todas las películas recién salidas de los estudios. Casi todas las que se producen en cualquier parte del mundo, se estrenan ya en ese formato y a un precio parecido al de la misma película en DVD.

En nuestro cuadro adjunto vemos que esa oferta es muy generosa en Espa√Īa para quien quiera ver cine en alta definici√≥n. Se trata de un cat√°logo de 1.478 pel√≠culas y de 1.707 si sumamos los diferentes cap√≠tulos de las series que han merecido tambi√©n sacarse en BD. Warner se lleva la palma con 413, seguida de Sony (348), Universal (234), Fox (190), Emon (132), Paramount (125) y Disney (112).

Lo mejor de todo es que se trata de novedades y lanzamientos recientes, aunque tambi√©n est√°n remasteriz√°ndose las pel√≠culas m√°s espectaculares de cada estudio para ofrecerlas en la mejor versi√≥n BD. Todav√≠a, sin embargo, nos hallamos lejos de una plena penetraci√≥n de este disco en nuestro mercado, que los m√°s optimistas sit√ļan en 2015. Recordemos que el DVD, un formato absolutamente diferente del VHS, se mostr√≥ por primera vez en 1995 en Par√≠s, pero hasta 1994 no desplaz√≥ al formato anal√≥gico (en Espa√Īa hasta 1996).

La buena noticia, insistimos, es que nuestro mercado ya tiene una oferta sustanciosa de t√≠tulos, en aumento cada semana que pasa. Las compa√Ī√≠as est√°n dispuesta a que el DVD sea historia cuanto antes, y para ello han dado un gran paso: permitir que las pel√≠culas de estreno se alquilen en ese formato. Eso no era as√≠ hasta hace poco, pero a fuerza de insistir y antes la necesidad de masificar el disco HD, los productores y distribuidores han cedido, para bien, creemos, del mercado.

Se dice que el BD no es tan pirateable como el DVD. Está por ver. En estos momentos, sin duda, es más difícil manipularlo para introducir en él una película. Los costos son mayores. De todas formas, el peligro más inmediato del BD no es la piratería de sus discos, sino la que todavía viaja por su gran competidor en el futuro: internet.