Solicite su clave de usuario

Estamos reforzando la seguridad

Como parte de nuestro proceso de mejora, necesitamos pedirle que nos solicite una nueva clave.

La asignación es muy rápida, contacte ahora y en pocos minutos tendrá su nueva clave de acceso.

Rogamos disculpe las molestias

Una sentencia anula el modelo con el que pagan los videoclubs a SGAE

La resolución es consecuencia de una demanda presentada por ASASVI (Asociación Asturiana de Videoclubs) contra SGAE, entidad encargada de cobrar el impuesto que las tiendas pagan por todas las películas adquiridas y explotadas en alquiler. En estos momentos supone una media de 30€ al mes, cantidad pactada por los miembros de otra asociación de videoclubs, AEVIDEO (Asociación Española de Video), en noviembre de 2009, con SGAE (ver tmv 179).

La sentencia se produce tras otra resolución favorable a los videoclubs King Rocky, del empresario asturiano Emilio Caldueño, dictada contra SGAE por el mismo motivo, el 9 de diciembre de 2007. Fue entonces cuando muchos videoclubs de Asturias quisieron recurrir igualmente contra el impuesto. Y, como Fuenteovejuna, decidieron unir sus fuerzas -eran 130 en aquellos momentos-, creando ASASVI para hacer frente a SGAE.

"Esta acción judicial la emprendimos porque la tarifa que nos querían aplicar no la considerábamos ni justa ni equitativa". Así explica a nuestra revista Roberto Solar Menéndez, presidente de la asociación asturiana, las razones que le movieron a proseguir por el camino de los King Rocky.

El impuesto (también llamado canon), repercutido a los videoclubs por pago de derechos de autor, empezó a hacerse efectivo hace casi dos décadas. Inicialmente era UVE, de acuerdo con SGAE y las asociaciones de videoclubs que existían hacia 1995, quien recaudaba el impuesto y luego se lo transfería a SGAE.

"Las compañías propietarias de películas -asegura Solar Menéndez- repercutían 0,90€ por cada unidad de soporte (película para el alquiler) que pagaba canon, y todos estábamos de acuerdo. Además era muy beneficioso para nosotros, ya que nos desentendíamos del impuesto, pues las editoras lo recaudaban y lo pagaban. Esto era factible porque entonces había una gran unidad en el mercado y las compañías disponían de una contabilidad muy exhaustiva que podía mostrar en cada momento cuántas unidades exclusivas para el alquiler vendían. Era un impuesto justo y equitativo, pactado entre todos".

Nuestro entrevistado reconoce que "En esos años, el mercado tenía mucha fuerza y se podía pagar esa cantidad porque a todos nos salían las cuentas. Ahora mismo, dando por sentado que debemos pagar un canon, sin embargo debemos negociar unos parámetros mucho más realistas y mucho más actuales, porque al término de 2011, si la LES no se aplica, no sé si habrá videoclubs en 2012".
"Pero aunque los hubiera -añade-, el videoclub de ahora no es el de 2004: todos nos hemos transformado y todos tenemos dos o tres negocios dentro del videoclub. Por ejemplo, en mi establecimiento (Videoclub Robert Video, situado en Sama de Langreo), el 60% del espacio ya no es videoclub, sino que he metido dos negocios más: el "tutti fruti", que es mi primera facturación, y una heladería, que genera la segunda cuenta de mi caja. La gente no viene como antes a alquilar películas: las tiene todas en internet, y gratuitamente, pudiéndose bajar todas las novedades antes de que las tengamos nosotros".

"Los videoclubs asturianos no estamos de acuerdo en pagar por metro cuadrado, que es el acuerdo al que llegaron AEVIDEO y SGAE. A lo mejor al videoclub grande le conviene, pero a los pequeños no. Creo que lo justo y razonable es pagar un canon por cada soporte físico que metes en el videoclub".

"Debido a los momentos difíciles en que vive el videoclub -reconoce Roberto-, tendríamos que pagar por película de alquiler adquirida a la compañía" (a esta le llama soporte físico, para diferenciarla de películas compradas para la venta directa). ¿Cómo organizar este pago?, le preguntamos. "A lo mejor deberíamos reunirnos otra vez, a tres bandas (videoclubs, compañías, SGAE), y renegociar el cobro y la manera de hacerlo efectivo. Lo que es cierto es que, actualmente, estamos en una facturación de un 70% menos que en 2004 y el canon debe ser mucho menor".

¿Qué opina de esto la otra asociación, AEVIDEO?. Su presidente, José Luis Carrera, ha enviado a sus socios una carta en que explica su punto de vista sobre el fallo del juzgado asturiano. "Aunque este tipo de sentencias contra la SGAE -señala Carrera- siempre levantan mucha polvareda, la realidad es que si la SGAE recurre (como es lógico esperar) terminará habiendo otra sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias, dentro de un año, más o menos; y si la nueva sentencia fuera favorable a los videoclubs, SGAE podría continuar recurriendo por otros cauces (Tribunal Supremo, Constitucional, etc.), algo muy probable. Así, podríamos prorrogar las sentencias durante de 4 o 5 años".

"Esta estrategia -sigue diciendo el presidente de AEVIDEO- estaría muy bien y, además, sería muy inteligente, si todo este proceso consiguiera que la SGAE paralizara las denuncias, pero, a mi juicio, no va a ser así, creo que va a seguir queriendo cobrar a los videoclubs porque se lo permite la Ley. Todo eso lo estuvimos barajando durante de la negociación que tuvimos con ellos hace dos años y creímos, sinceramente, que lo mejor para la gran mayoría de videoclubs, era llegar a un acuerdo por metros cuadrados. En cualquier caso, desde AEVIDEO, tendremos en cuenta siempre ésta y posibles futuras sentencias para el bien de nuestros asociados".

La SGAE ha dado a conocer su postura en un comunicado distribuido por la Agencia EFE, y en el que entre otras cosas dice: "El actual modelo de tasación del derecho de autor en videoclubs, fijado en función de la superficie del local comercial, se estableció así a demanda del propio sector, y ha supuesto de hecho una sensible rebaja para los establecimientos desde su aplicación en 2005".

"Creadores y videoclubs somos parte de la misma cadena cultural, compartimos intereses y nuestra lucha común es contra la piratería, por esto nos sorprendió la demanda sin haber existido diálogo previo. La SGAE ha mostrado su deseo de regularizar su relación con ASASVI desde la cordialidad y buscar un punto común de entendimiento". De hecho, al cierre de tmv, Roberto Solar, nos comunicaba que iba a reunirse con un representante de SGAE en Oviedo el 3 de octubre.


Últimos listados de venta